ES | EN

Rodamientos y Servicios
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

Puntos clave a la hora de elegir tu proveedor de vestuario laboral

Proveedor de vestuario laboral
Proveedor de vestuario laboral.
En ROYSE, Rodamientos y Servicios, siempre apostamos por dar un buen asesoramiento a los clientes y también a los que aún no lo son. Es nuestra forma de continuar mejorando un servicio de calidad donde la seguridad y la satisfacción de quienes confían en nosotros es nuestro máximo exponente.

Cuando hablamos de vestuario laboral esto tiene más repercusión aún. Es la seguridad de los empleados la que está en juego, así como su comodidad; aspecto importantísimo para llevar a cabo de manera confortable y efectiva la jornada de trabajo.

El catálogo de ROYSE, en este sentido, cuenta con una amplia variedad de opciones y es que como proveedor de vestuario laboral disponemos de productos de diferentes marcas, siempre con la máxima calidad.

¡Encontrarás lo que estás buscando, y si no lo tenemos te lo conseguimos!

Si bien, damos cobertura a distintos ámbitos de trabajo y siempre aprovechamos la amplia propuesta de fabricantes existentes en el mercado, en ROYSE somos conscientes de las distintas necesidades de cada cliente. De ahí que le demos la oportunidad de elegir entre multitud de opciones dentro de las principales marcas de referencia.

La comodidad de tu jornada laboral depende, en buena medida, del proveedor de vestuario laboral

Por todo ello queremos ayudaros a elegir el tipo de vestuario laboral que cumpla todos los requisitos que necesitas. Llevamos mucho tiempo siendo proveedores de vestuario laboral como para poder transmitirles nuestra experiencia y consejo, ya que también contamos con el asesoramiento técnico del fabricante, aportando valor añadido a la gestión.

Existen 3 puntos claves para definir a la ropa laboral como un producto de calidad:

– Adaptación al sector: la ropa laboral de cada compañía tiene que identificarse con los valores de la marca, por supuesto. Ahora bien, dentro de cada sector empresarial existen una serie de pautas que definen el ejercicio industrial concreto. Por ejemplo, el calzado o los guantes para los empleados de una fábrica en la que se producen materiales inductivos. Estos tendrán que seguir los mismos estándares que aquellos que utilizan los que trabajan soldando carcasas para productos energéticos, por ejemplo. En este sentido es conveniente fijarse en la competencia e intentar estar a la altura de la media en la innovación en seguridad que vaya surgiendo.

Adaptación a las condiciones térmicas: ROYSE, como proveedor de vestuario laboral de seguridad, tiene en cuenta que toda la gama que se le ofrezca a los clientes debe caracterizarse por combinar los cambios de estación. En invierno el tejido debería tener un gramaje que haga más llevaderas las bajas temperaturas propias de la estación. Y en verano la ropa para este tipo de trabajo no puede ser ligera y corta pensando en el calor, pero podría tener un gramaje algo más liviano. Hay que tener en cuenta también la zona geográfica donde nos encontremos: no son las mismas temperaturas y condiciones ambientales de una empresa radicada en Córdoba o Sevilla, que las que soportan, por poner un ejemplo, en Álava.

Una buena manera de distinguir la calidad es comprobar la forma en que se consiguen ambas necesidades, comodidad de temperatura y protección corporal. Todo depende de las características de cada trabajo.

– Adaptación al trabajo diario: es durante la propia jornada laboral donde debemos cotejar la calidad del vestuario. Los rasgos particulares de cada empleo son los que detallan las necesidades en la ropa de trabajo y observando su adaptación descubriremos las necesidades que debemos cubrir para que nuestra ropa laboral sea de calidad.

Normativas aplicables

Al igual que el resto de EPIs se clasifica en 3 categorías según la necesidad.

Categoría 1

Aquella ropa de trabajo que debido a su diseño sencillo, el usuario pueda juzgar por si mismo su eficacia contra riesgos mínimos, y cuyos efectos, cuando sean graduales, puedan ser percibidos a tiempo y sin peligro para el usuario, como por ejemplo las agresiones mecánicas de efectos superficiales o los agentes atmosféricos que no sean excepcionales o extremos.

Este vestuario ha de superar la EN340, norma armonizada que regula los requisitos mínimos a cumplir por la Vestuario Laboral, cambio dimensional frente al lavado, designación de tallas, etiquetado, propiedades fisiológicas, solidez del calor,… Además existen otras normas que regulan los requisitos a cumplir por aquellas prendas que van destinadas a proteger frente a determinados riesgos que se pueden considerar mínimos:

EN14058: Ropa de protección contra ambientes fríos (entre -5ºC y 10ºC).

EN343: Vestuario de protección contra la lluvia.

El marcado que han de llevar estas prendas en categoría 1 es:

  • identificación del fabricante o mandatario.
  • modelo o referencia.
  • talla.
  • marcado CE.
  • instrucciones de mantenimiento.
  • composición.

Categoría 2

Aquel vestuario destinado a proteger frente a riesgos in­ter­medios o de todo tipo que no pudieran llegar a causar le­sio­nes muy graves o la muerte.

Estas prendas han de su­pe­rar, ade­más de la EN340, la norma ar­mo­ni­zada que regule el riesgo frente al que se re­co­mienda por ejemplo:

EN342: Ropa de protección contra el frío destinada a proteger frente a temperaturas ambiente comprendidas entre -5ºC y -50ºC.

EN11611: Ropa de protección utilizada durante el soldeo y procesos afines.

EN11612: Ropa de protección para trabajadores expuestos al calor (temperatura ambiente inferior a 100ºC).

EN471: Vestuario de protección de Alta Visibilidad.

EN1149: Ropa de protección Antiestática.

El marcado que han de llevar estas prendas es el mismo que el de categoría 1, añadiendo el pictograma indicativo del riesgo y sus niveles de resistencia.

Categoría 3

Ropa destinada a proteger al usuario de un peligro mortal o que pueda dañar gravemente y de forma irreversible la salud sin que se pueda descubrir a tiempo su efecto inmediato.

Esta ropa ha de superar, además de la EN340, la norma armonizada que regule el riesgo frente al que se recomiende esa ropa:

EN13034: Ropa de protección limitada contra productos químicos líquidos (Tipo 6).

EN13982-1: Ropa de protección química frente a partículas sólidas suspendidas (Tipo 5)

EN14605: Ropa de protección con uniones herméticas a las pulverizaciones (Tipo 4)

EN14605: Ropa de protección contra productos químicos líquidos (Tipo 3)

EN1073-2: Ropa de protección no ventilada contra contaminación partículas radiactivas

EN14126: Ropa de protección contra agentes biológicos

EN14116: Ropa de protección contra el calor y la llama (propagación limitada de llama)

El marcado que han de llevar estas prendas es el mismo que el de categoría 2, pero añadiendo al marcado CE el número de identificación del Organismo de control notificado encargado del control de calidad CE en la fase de producción.

Deben ser certificados por un organismo notificado y el fabricante adoptar uno de los sistemas de garantía de calidad CE regulados para su comercialización según el R.D. 1407/1992.

Desde ROYSE esperamos que con estos tres aspectos a destacar, unidos a la normativa a aplicar en cada caso, pueda escoger un producto más adecuado para sus trabajadores. No dude en visitar nuestro catálogo para buscar el vestuario que requiere para su negocio o llámenos. Tenemos servicio 24 horas.

Imagen: Curriculums Vitae